Cuando era pequeña corría por el jardín intentando alcanzar las libélulas pero se perdían en el cielo y, mi madre siempre me decía que el cielo tenía pinta de oler a libertad.

Ahora llevo una libélula en mi piel y mi madre dice que huelo a cielo.